La misión de los padrinos: un compromiso ignorado

DON SALVA Y DOÑA MARÍA, PADRINOS EJEMPLARES
DON SALVA Y DOÑA MARÍA, PADRINOS EJEMPLARES

La misión de los padrinos: un compromiso ignorado

Hno. José Ernesto Hernández, msp

   Muchas personas se sienten <súper orgullosas> de tener muchos ahijados, tanto de Bautismo como de Primera Comunión o Confirmación, o de presentar al ahijado al cumplir tres años al templo, entre otros. En muchos casos hay persona que ya hasta <han perdido la cuenta> de tantos ahijados que tienen. No pocas personas consideran que ser padrino de alguien es hacer un favor, o que sólo es un privilegio, olvidando que es también un compromiso.

   Ser padrino o madrina, o que un matrimonio apadrine a alguien es, para muchos, sólo ocasión para <emparentarse> con alguien, ocasión que para algunos empieza en la iglesia y termina en la fiesta. El error, en primer lugar, es de los mimos padres de familia que, al elegir los padrinos, buscan a ciertas personas <porque les caen bien>, o porque tienen una buena posición económica, porque trabajan en el extranjero…, y muchas veces ignoran lo más importante: la relación que los futuros compadres tienen con Dios. Incluso hay quienes se molestan cuando se dan cuenta que uno de los requisitos para que una pareja pueda apadrinar es el estar casados por la Iglesia, pues piensan que esto es una exageración, sin darse cuenta que es por el bien de sus hijos y el testimonio congruente de vida cristiana que les deben dar.

   La Iglesia invita y propone a los padres de familia que lleven a sus hijos a recibir algún sacramento tales como el bautismo, la Comunión, la Confirmación y el Matrimonio, a que se hagan acompañar por alguien para que sean testigos del sacramento que van a recibir, y que tendrán el papel de padrinos. Estas personas han asumido el compromiso de ayudar a los ahijados a caminar en el camino de la fe, tanto con las palabras como con el testimonio.

   ¿Cómo pretenden algunos padrinos ayudar en la educación de la fe de sus ahijados cuando ni siquiera ellos mismos conocen de manera correcta su fe? ¿Cómo se pretende corregir a los ahijados cuando la vida que los padrinos llevan está fuera de la propuesta del Evangelio y de la Iglesia? Estamos ante un verdadero compromiso ignorado. No hay conciencia del compromiso que se asume. Padrino es quien hace las veces  de padre de los ahijados, de ahí el nombre de >padrinos > y, a su vez, los compadres son los que apoyan a los papás de los ahijados en la educación cristiana de éstos; es decir, existe un corresponsabilidad entre papás y padrinos en la educación de los apadrinados.

<A cualquiera que haga caer en pecado

a uno de estos pequeños que cree en mí,

mejor le sería que lo echaran al mar

con una piedra de molino atada al cuello>

Marcos 9,42.

   Los padres de familia deben hacer conciencia y saber elegir personas que sepan o, al menos, estén dispuestos a asumir este compromiso de ser padrinos de sus hijos. Deben evitar dejarse llevar sólo por la empatía, por el interés económico, o porque son amigos de parranda. Es necesario que los padres de familia analicen si los futuros compadres son ejemplo de virtud para sus hijos, en la vivencia de la fe, en la práctica de los valores, es saber enfrentar cristianamente los retos que el mundo presenta. Los padrinos deben significar para los ahijados ejemplo de vida y fuente de consejo durante toda su vida. Ser padrino de alguien no es tan sencillo como parece, pues se adquiere un compromiso con el ahijado, con la Iglesia y con la sociedad.

   Quienes resultan víctimas de la mala elección de padrinos son los propios ahijados, en primer lugar, que generalmente son niños, pues crecen sin figuras ejemplares de vida cristiana. Quizá aquí se encuentre en gran parte la explicación del tipo de católicos que hoy existen: católicos que con su vida dicen otra cosa, porque nunca saben lo que eso significa. Ser padrino no es, en fin, cuestión de orgullo, sino un verdadero reto y, a la vez, exigencia fuerte de una vida auténticamente cristiana.

No hay comentarios en La misión de los padrinos: un compromiso ignorado

Comentarios

tuzla escort pendik escort kartal escort jigolo maltepe escort porno izle