Mujer valiente

Ave Maria         “Tengo fe, pero ayúdame”. Marcos 9,14-29.

         HONOR DE LOS PUEBLOS. María, la mujer fuerte, decidió su vida, y la fue decidiendo en coherencia año por año y paso a paso, de cara a Dios y con una libertad estrenada en Ella, una libertad que la comprometió de por vida en un proyecto que acogió y quiso hacer suyo. Mujer libre frente a condicionamientos sociales, miedos, opiniones. Mujer que tomó decisiones sobre el modo de entender su cuerpo, sus relaciones, su vida, pero en apuesta por la vida y la generosidad, no al contrario ¡que era más fácil!; Mujer valiente, que no duda en emigrar, en comenzar de nuevo, en dar la cara con su Hijo…; Mujer coherente y respetuosa, que deja que sea su Hijo quien vaya marcando su propio camino y misión, pendiente, sí, quizás sufriendo y deseando… pero dejándole toda su libertad y apoyándole. Hasta quedar comprometida en su misma obra y su continuidad.

         LA PALABRA: Sof. 3,14-15. “Alégrate hija de Sión…” ¿Y a mí que me dice esta palabra?… Dialoga con sencillez.

         CANTO: SALVE OH VIRGEN, SALVE ¡SALVE OH, VIRGEN SALVE, TE SALUDAMOS! SALVE HOY TE ACLAMAMOS ¡SALVE, OH VIRGEN SALVE!

         Dos mil años de historia te proclaman dichosa y enaltece tu nombre, dulce Madre de amor. Dos mil años repiten el saludo del ángel Ave María, Ave María. Ave María, Ave María. En Ti, Virgen humilde, hizo Dios cosas grandes. A Ti Virgen humilde, como Madre eligió orgulloso tu pueblo con el ángel te aclama Ave María, Ave María, Ave María, Ave María.

Del Salmo 92: El Señor es un Rey magnífico.

No hay comentarios en Mujer valiente

Comentarios