¿ Que me recomienda Cinco Minutos ?



La providencia de Dios

LA PROVIDENCIA DE DIOS

LA PROVIDENCIA DE DIOS

         “No estén agobiados por la vida pensando qué van a comer…” Mateo 6,25.

         Alguien dirá: “Es que Jesús condena la ansiedad, la codicia de acumular, pero no una prudente previsión”. Para evitar que el dinero se convierta en ídolo, es suficiente que no llegue a ocupar el corazón del hombre. Nos sentimos “más seguros” si el dinero está en la caja fuerte o en el banco, pero no creemos que el corazón sea la sede más apta para depositarlo. Sin embargo, Jesús no invita a ser “despreocupados”, o sea un abandono sereno y confiado en las manos del Padre. Tenemos que confesarlo, nos falta fe para entender y sobre todo vivir la providencia del Padre. Nos da miedo correr el riesgo; imagínate tener hambre sin que realmente sepas qué comerás hoy, no tener un vestido de repuesto para suplir ese que ya no es un vestido; que no supieras dónde ir a dormir esta noche. En cambio, nosotros nos preocupamos por el alimento, sí, pero por las calorías y las grasas contenidas en ellos, que comprometan la diera impuesta bajo el fantasma del colesterol o la “gordura”. Nos preocupamos por el vestido, porque “no sabemos cuál ponernos hoy”; y al estar lejos de casa nos confiamos a las estrellas… pero pegadas al nombre del hotel. Las propuestas de Jesús cuando mucho nos hace alentar un suspiro. Pero, para nuestra desgracia, somos desafortunados, porque nos cerramos a la posibilidad de experimentar realmente la solicitud del Padre que está en los cielos. De darnos cuenta de que Él sí está, de sorprendernos con su premura delicada. Teniendo todo, o incluso demasiado, nos privamos de esa serenidad de la que puede gozar sólo quien se fía total y únicamente de Dios. ¿Has experimentado tú, la providencia de Dios?

Del Salmo 88: Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor.

tuzla escort pendik escort kartal escort jigolo maltepe escort porno izle